El ciclo menstrual es un signo vital de la salud y como mujer si conoces tu cuerpo y cómo funciona, podrá ser una persona “empoderada” en relación con lo que está sucediendo en tu cuerpo.

Son pocas las mujeres que, desde edad temprana, han sido educadas sobre el ciclo menstrual y su registro con relación al conocimiento y conciencia de su fertilidad.  Y muchas no saben que no son fértiles todos los días, sino que hay una pequeña ventana de fertilidad e incluso gran parte de lo que conocen sobre el ciclo menstrual gira en torno a la negatividad del mismo. Sin embargo, podemos abordar estos cambios cíclicos no como algo molesto, sino en positivo como un “superpoder”.

Con independencia de su duración, el ciclo menstrual (que comienza con el primer día de la menstruación), se conforma por diferentes fases que son reguladas por hormonas, y que están relacionadas con el evento más importante del ciclo que es la ovulación.

Cuando se ovula, los ovarios liberan un óvulo y es entonces cuando se puede lograr un embarazo. Si el esperma no fecunda el óvulo éste vivirá solo 12-24 horas y dado que los espermatozoides pueden vivir hasta cinco días, las relaciones sexuales dentro de los cinco días previos a la ovulación pueden lograr un embarazo. Por eso es importante saber cuándo se aproxima la ovulación. Una vez que se aprende a reconocer estos días fértiles se podrá conocer con certeza si un día determinado se podría quedar o no embarazada.

Muchos métodos anticonceptivos funcionan principalmente bloqueando la ovulación mediante el uso de hormonas sintéticas. Esto incluye la píldora, el anillo vaginal, parches o implantes, DIU hormonal Mirena.

La ovulación es un proceso normal y saludable, no es una enfermedad que debe suprimirse con medicamentos. Este bloqueo hormonal de la ovulación produce otros efectos secundarios más allá de la prevención del embarazo. La buena noticia es que no es necesario bloquear la ovulación para evitar el embarazo cuando sabes leer los signos de fertilidad de tu cuerpo a lo largo del ciclo menstrual.

Mediante el aprendizaje del Método Creighton (método estandarizado del conocimiento y cuidado de la fertilidad) que es enseñado por monitoras cualificadas, toda mujer puede aprender a observar, conocer y registrar de forma rutinaria los signos o biomarcadores de su cuerpo y así poder participar de forma activa en la monitorización de su propia salud.

Este registro o gráficas son también una herramienta muy valiosa para los ginecólogos que utilizan la Naprotecnología como diagnóstico y tratamiento de los problemas de salud reproductiva. Este nuevo enfoque médico, que trabaja de forma natural y cooperativamente con el ciclo individual de cada mujer, tiene muchas aplicaciones como la evaluación y tratamiento de la infertilidad, así como otros trastornos reproductivos como sangrado anormal, condiciones hormonales anómalas, síndrome premenstrual o depresión postparto, entre otros.

A través de Fertilitas puedes acceder tanto a los servicios de aprendizaje del Método Creighton (para múltiples aplicaciones: reconocimiento del ciclo menstrual, planificación familiar, salud ginecológica,) con la instrucción de una Practitioner; como a la búsqueda de embarazo por un problema de fertilidad a través de la Naprotecnología, donde interviene un ginecólogo especialista en coordinación con la Practitioner. Solicita una primera cita gratuita con nuestros expertos para plantear tu caso (llámanos al 911 278 795).

Elena Del Amo
Practitioner del Método Creighton de Fertilitas

Más Información
close slider

He leído y acepto la política de privacidad

Estoy interesado en recibir a través de cualquier medio de comunicación, incluyéndola vía electrónica, acciones informativas y comerciales sobre servicios y productos de FERTILITAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies